Aislarse para pensar es la diferencia que hace la diferencia.

Sí, entendiste bien, aislarse para pensar.

Todos los días recibe miles de información y cada día se ve obligado a tomar decisiones que naturalmente influyen en tus resultados.

Pero con todos estos mensajes externos de otras personas, ¿puedes escuchar las señales que provienen de las profundidades de tu verdadera esencia?

Solo si aprendes a escuchar los mensajes de tu mundo interior, podrás vivir de acuerdo con tu verdadera naturaleza.

Piense. En este momento de tu vida, ¿está trabajando en tu éxito o en el éxito de otras personas?

¿Te gustaría comenzar a escucharte para dejar de vivir la vida de otra persona?

¡No permita que otras personas influyan en tus resultados!

Las decisiones que tomamos se toman de acuerdo con nuestros pensamientos dominantes, pero no se puede escuchar bien en medio del ruido, no se puede ver bien en la niebla y no se pueden tomar decisiones correctas en medio de las influencias y el condicionamiento de esta sociedad artificial.

Si realmente quieres escucharte a ti mismo, debes aislarte para pensar.

Aprende a proteger tus espacios. El aislamiento es uno de esos procesos fundamentales para transformar una vida de esclavo moderno en una persona extraordinaria de éxito, además de permitirle asistir a la persona más importante de tu vida. ¡Tú!

Debe convertirse en un hábito dedicar tiempo a estar solo y en silencio, al menos una hora por día, donde se puede caminar, correr, practicar deportes o simplemente relajarse en medio de la naturaleza.

Te ayuda a encontrarte a ti mismo, a conocerte mejor a ti mismo, a comprender tu manera de pensar, de sentir, de comprender cómo debes conducirte y reaccionarte ante lo que te sucede en la vida.

Pero hoy parece que el hombre ya no puede estar solo. El hombre moderno no puede soportar ni siquiera unos minutos de soledad.

Se ha vuelto tan incapaz de sentirse cómodo consigo mismo, que cuando está solo por unos minutos, en lugar de estar agradecido por la oportunidad de pensar y reflexionar, se arroja como un yonqui sobre los dispositivos tecnológicos que tiene a su alcance.

A veces, incluso mientras conduce, no puede estar solo, prefiere comunicarse con otras personas arriesgando su vida y la de los demás, en lugar de disfrutar del viaje, observar, admirar, contemplar el camino, la ciudad, los paisajes o la naturaleza circundante.

Estas personas necesitan una gran desintoxicación digital saludable (Digital Detox) y, por supuesto, aprender a aislarse para pensar.

El aislamiento es una herramienta fundamental para mantener el control de la propia vida y nos permite llevar a cabo la actividad más importante de todas, es el arte que domina nuestra vida, es la diosa de todas las actividades: Pensar.

Esta noble y preciosa actividad no puede llevarse a cabo bien entre otras personas y con dispositivos tecnológicos activados.

¡Pensar es inmenso!

La naturaleza de la vida es aspirar a más y más vida, nuestra naturaleza humana es desear una vida mejor, más feliz, más rica y más abundante y cuando tu piensas, estás inspirado para crecer, elevarte y avanzar.

Entonces pensar es crecimiento, elevación y avance.

Si eres una persona lista, por supuesto te habrás dado cuenta de que permitirte tiempo para aislarte para pensar y reflexionar es muy sabio.

También es una buena estrategia para obtener mejores ideas, tomar mejores decisiones y recuperar la lucidez perdida.

Los grandes genios del pasado tenían sus mejores ideas lejos de su flujo de trabajo, pero durante la recreación y la reflexión.

De hecho, muchos de ellos tenían lugares especiales reservados para pensar. Porque un estado de tranquilidad y bienestar ayuda a la intuición y la creatividad.

También descubrirá que, al comenzar a alejarse para pensar, tendrá más oportunidades en todos los niveles que te harán avanzar a tu nivel superior.

Aislarse, especialmente en medio de la naturaleza, sin dispositivos tecnológicos, significa disfrutar de un tiempo de calidad, y cuando lo hace, puede aprender mucho sobre ti mismo.

Hay pocos sabios que invierten su tiempo en momentos de reflexión para pensar, y esto es lo que distingue a los campeones de la gente común.

Pensar es la diferencia que hace la diferencia y nos ayuda a recomponer nuestra vida, a cómo arreglar las piezas de un rompecabezas.

Sirve para comprender, hacer conexiones, y siempre es útil tener un bolígrafo y papel con él para escribir las ideas y las ideas que surgen (escribir en papel es mucho más poderoso que escribir en dispositivos tecnológicos).

 

“Todas las desgracias del hombre se derivan del hecho de no ser capaz de estar tranquilamente sentado y solo en una habitación” Blais Pascal

 

Todos los días obtienes miles de información y el silencio te permite regenerar tu cerebro, recuperar energías, procesar información y permitir que emerja tu verdadero ser.

Piensa explotando el poder del silencio.

Aprenda a darse este precioso tiempo, si tiene paciencia para guardar silencio, hará que surjan nuevos pensamientos y descubrirá cosas nuevas sobre ti mismo.

Así que encuentre un refugio donde nadie pueda molestarte, encuentre un lugar especial reservado para la reflexión, tu mente se lo agradecerá.

Tomarse el tiempo, aislarse para pensar, planificar el propio futuro, la salud, las relaciones y la propia carrera es una de las mejores y más rentables maneras de pasar el tiempo.

Aíslate, piensa y sigue tu camino.

Y si no tiene un camino de seguir, puede ser útil leer mi artículo «¿Cómo encontrar tu propio camino?»

Buen aislamiento para pensar!