Recargar tus energías en medio de la naturaleza ofrece múltiples beneficios.

Primero entendamos por qué es tan importante quedarse en medio de la naturaleza, demos un paso atrás y volvamos a nuestros orígenes.

Nacimos en medio de la naturaleza, no en rascacielos. La naturaleza es nuestro verdadero hogar. Nacemos para vivir en armonía con la naturaleza, porque pertenecemos al mundo natural, no al mundo artificial.

Cuando sientes que la necesidad innata de sumergirte en la naturaleza es porque una parte de ti quiere volver a su hábitat natural. Ya sabes, antes de que el hombre estuviera profundamente conectado con los cuatro elementos naturales, tenía una relación muy profunda con ellos. Fuimos uno con el entorno circundante.

La energía vital de la naturaleza también fluye dentro de nosotros, porque somos parte de ella. Somos seres energéticos, al igual que el mundo que nos rodea. Todo es energía.

La madre naturaleza nos ofrece alimento, agua, sol, oxígeno, alimento, y es fuente de energía y serenidad.

Existimos para vivir en armonía y en equilibrio con el todo, pero la sociedad artificial impone ritmos antinaturales que causan toda nuestra enfermedad.

Es precisamente en este momento que la naturaleza viene en nuestra ayuda. Es la cura en sí misma, es nuestra recarga natural, tiene efectos regeneradores en nuestro cuerpo y nos ayuda a reconectarnos con nosotros mismos. Nos devuelve a nuestro estado natural.

en medio de la naturaleza

Tu cerebro necesita recargarse y puede hacerlo de manera óptima justo en el medio de la naturaleza.

Y es en medio de la naturaleza donde realmente puedes descansar, ella tiene el poder de hacerte sentir mejor. La naturaleza es una poderosa droga natural que tiene el poder de elevar nuestro nivel de bienestar. Aumenta nuestro nivel de energía porque ella es energía pura, energía que podemos absorber y, por lo tanto, regenerarse.

Tiene propiedades importantes para nuestra salud. Reequilibra, disuelve la tensión muscular, las tensiones nerviosas, elimina el cansancio y tiene el poder de reducir las hormonas del estrés en la sangre. Recarga completamente tu estructura de energía y permite que tu cerebro descanse en todo su potencial. Así beneficios para el cerebro y para la salud física.

En resumen, te hace sentir bien.

Entonces la naturaleza tiene el gran poder de despertar tus sensaciones, tus emociones más sinceras, te ayudan a nacer de nuevo. Elimina esa pátina artificial de tu vida y te ayuda a volver a ser tú mismo, el verdadero.

Así que te ayuda a escucharte con mayor claridad, así que tiene el poder de ayudarnos a encontrar nuestro camino.

También te hace más activo, vital y mejora tu intuición y creatividad. En resumen, la naturaleza contiene todos los elementos y principios necesarios para la regeneración, la curación y la recarga.

Es una dimensión donde realmente puedes descansar.

Entonces, baje de la rueda de hámster que pone a prueba su salud con el estrés, las preocupaciones y los problemas que lo cansan y lo abandonan. Vuelve al contacto con la naturaleza para liberarte del dolor, eliminar las molestias, la impaciencia, las toxinas y las energías negativas.

Regresa en medio de la naturaleza para tu salud física, mental, espiritual y emocional.

Regresa a la base de tu realidad biológica. Sumérgete en los paisajes naturales, sintoniza los colores del amanecer y el atardecer, vuelve a embriagarte con las melodías de los chirridos de los pájaros, las olas del mar, las hojas y la música del viento.

Redescubrir el placer de la naturaleza no contaminada. Redescubra la libertad de caminar descalzo, lo que aporta beneficios a sus articulaciones y columna vertebral.

Vuelve a observar y contemplar la naturaleza. Tienes el poder de incitar a los sentidos de nuestro cuerpo. La dimensión natural eleva nuestras emociones, nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro espíritu.

También le permite hacer una desintoxicación digital saludable para reducir su estrés digital. Estar en medio de la naturaleza te ayuda a olvidarte de la tecnología, naturalmente te encuentras en una dimensión sin distracciones y tu mente puede concentrarse en el aquí y el ahora.

Vuelve a saborear el momento del presente, gracias a uno de los más altos valores de la vida: el Carpe Diem. Que no es vivir el presente con imprudencia y de manera irresponsable como si no hubiera un mañana, pero saborear y disfrutar el momento, disfrutar el momento presente, vivir el presente con gratitud y admiración, es dar valor a la vida. Es un himno a la vida. Esté agradecido a la vida.

¿Qué tan agradable es caminar mientras te acaricia el sol, el viento y la música que toca la naturaleza?

¡Recuerda que estar en medio de la naturaleza es gratis!

La naturaleza es sincera, te ofrece paz, relax y bienestar general. Puedes absorber su poder curativo, energía positiva y el calor del sol. También respirar al aire libre es bueno para la presión.

Lamentablemente el hombre en comparación con las últimas décadas, está pasando menos tiempo en medio de la naturaleza. El tiempo que ha robado a la naturaleza lo está dedicando a la televisión, ordenadores, smartphone y videojuegos. El hombre se ha acostumbrado a la estimulación artificial.

Debemos acostumbrarnos a estimular nuestros sentidos de una manera más sana y natural. El entorno natural estimula nuestras percepciones, nos ayuda a comprender la realidad de las cosas en un nivel más profundo, nos hace más conscientes de los detalles que nos rodean.

Además, la naturaleza tiene un gran impacto en nuestra corteza cerebral prefrontal que te ayuda en la creatividad. Así que te ayuda a generar procesos de pensamiento más creativos. Entonces encontrarás ideas y creatividad perdida.

¡Vuelve a ser amigo de la naturaleza!

Espero que ahora sientas la necesidad de apagar todo para ir al bosque, a la playa, al mar, a las colinas o a las montañas, a caminar al aire libre a lo largo de las orillas de un río o en medio de los campos.

No te pierdas un poco de ejercicio al aire libre.

Así fuera de la tecnología, aislado para pensar en medio de la naturaleza, lejos de la contaminación y el ruido de la ciudad para desintoxicar tanto a nivel orgánico como emocional y redescube el poder del silencio.

Cuando encuentre un lugar natural que le guste, pase tiempo con él, acuéstese, ponga su cuerpo en contacto con los elementos naturales, ya sean rocas, tierra, piedras o árboles. Escucha a tu mente que empieza a calmarse y elimina el estrés, la tensión, los problemas y las preocupaciones.

¡Relájate, regenerate y recargate! ¡Vuelve a ser amigo de la naturaleza!

Carpe diem…